Spotify, primer aniversario en bolsa

Spotify, primer aniversario en bolsa.

Estamos exactamente a un año del momento en que se llevara acabó la Oferta Pública Inicial (OPI) de Spotify en la bolsa del Nasdaq de Nueva York. Siendo un 4 de abril del 2018, cuando el “Gigante del streaming” comenzara su andar y a partir de ahí, parte de los resultados que ha ido obteniendo han de servir mucho para los inversores actuales, para la toma de decisiones al momento de elegir colocar cierto capital en una compañía con características similares a las que podemos ver aquí.

Nadie puede negar la forma tan rápida en la que los cambios han venido a modificar la manera en la que las personas estaban acostumbradas a realizar determinadas actividades que ahora son prácticamente cotidianas en la vida de las personas, ejemplo de ello es escuchar música o la manera en la que una película es vista. Estas actividades prácticamente ahora son tanto un negocio innovador como fuerte, razón por la cual las compañías que tienen que ver con estas actividades hayan podido adentrarse en las bolsas de valores del mundo. En retrospectiva, hay que decir que tan sólo una década atrás el desarrollo de estas actividades eran particularmente distintas de lo que hoy consideramos normal en 2019. Es más que obvio que los avances de la tecnología conducen a estos cambios, de ahí que sea sumamente importante verificar que tan factible es el realizar inversiones en compañías que posean estas características, en donde ofrecen servicios como intermediarios.

Durante este primer año, en el que Spotify ha cotizado en el Nasdaq los resultados que ha mostrado son los siguientes: ventas netas de $5,259 millones de dólares así como $3,906 millones de dólares en costos de venta lo que da como resultado una relación del 74% de los ingresos por ventas son representados como costos de las mismas, entre las cuales se vienen a ubicar prácticamente todos los gastos los cuales viene a generar la venta del servicio de streaming (de forma particular en este caso), los gastos no pueden ser representados de una forma física o tangible, como si lo puede ser en otro tipo de actividades.

Cabe señalar que Spotify, es una compañía completamente vinculada con el desarrollo de las tecnologías así como con la forma en la que pueden mejorar sus servicios, lo cual llevan acabó a través de las plataformas así como de sus aplicaciones, de ahí que la inversión en desarrollo así como en investigación ya sume un total de $493 millones de dólares. El rendimiento neto, ya después de los impuestos es de -$76 millones de dólares, esta cifra se deduce a partir del porcentaje tan alto de costos de venta así como de inversión en desarrollo y es que los costos tienden a ser elevados respecto de los ingresos que refleja la compañía, todo lo anterior se conglomera debido a que los ingresos de este gigante de la música en streaming, no provienen de ningún otra actividad que sea distinta a las ventas, por ello el rango de disminución de lo anterior provienen de que no han aparecido nuevas alternativas para generar ingresos que sean distintos a los de las suscripciones así como a lo que tenga relación con el streaming.

Los ingresos no logran presentar una utilidad neta positiva y esto es en parte a la inestabilidad así como en la volatilidad de las variaciones de los precios de sus acciones. Esto a pesar de que los servicios de streaming, se han vuelto un negocio bastante común que vino a transformar una actividad tan cotidiana para la población (escuchar música) y continua siendo una actividad en pleno crecimiento y que indudablemente necesita ir madurando la manera en la que se generan ingresos adicionales, puesto que el modelo de suscriptores mensuales eventualmente tiene un límite de potenciales clientes.