Sanciones estadounidenses contra el petróleo venezolano

Sanciones estadounidenses contra el petróleo venezolano.

Nadie hubiera previsto lo que comenzó en estos días en Venezuela y es que la crisis política en el país ha ido en aumento hasta el punto en el que el día de ayer los gobiernos de Canadá, Estados Unidos, Brasil así como de parios países del continente americano reconocieron en la figura de Juan Guaido líder de la oposición venezolana, al presidente provisional de la nación petrolera en lugar de Nicolás Maduro, quien en las pasadas elecciones (acusadas de fraudulentas) se proclamó como presidente, pero en cuyo régimen ha llevado a la nación a un colapso económico. Antes de tomar el liderazgo provisional de la nación, Guaido había sido el presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

Al llegar a este punto, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha puesto en consideración de manera abierta imponer sanciones a las exportaciones de petróleo de Venezuela y es que si bien, los estadounidenses ya habían impuesto sanciones contra Maduro y sus partidarios, el gobierno se había abstenido de imponer sanciones sobre el petróleo venezolano. Pero las recientes protestas en contra del régimen es lo que ha llevado a Trump a hacer estas reconsideraciones.

Entrada en vigor de sanciones

El potencial impacto de esas sanciones, no son para tomar a la ligera y es que estas, tendrían importantes implicaciones sobre el precio del petróleo así como las variaciones en el mercado, echemos un vistazo:

El crudo agrió podría ver despegar sus precios.

Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo. El petróleo fue descubierto ahí en 1914 en el lago de Maracaibo aunque actualmente la producción proviene de los recursos petrolíferos de la faja del Orinoco. Si bien la producción de petróleo había llegado a ascender a 3,4 millones de barriles al día actualmente es menor a 1,2 millones de barriles al día. El petróleo que exporta el país es principalmente crudo agrio pesado, que necesita mezclarse con otros tipos de petróleo para su procesamiento. Si Venezuela deja de exportar este tipo de petróleo, inmediatamente provocaría que el precio despegue.

No más importación venezolana de productos petroleros de Estados Unidos.

Canadá produce un crudo similar al venezolano, en la región de Alberta, el problema es que las refinerías estadounidenses se encuentran en el Golfo de México, lo que complicaría mucho que el crudo sea transportado hasta ahí, la otra opción sería desviar petróleo de Oriente Próximo, misma que queda descartada por la logística necesaria que habría que hacer. Con las sanciones entonces, las refinerías del Golfo, enfrentarían subida de los costes lo que incluso podría llevar al aumento de precios de la gasolina en algunos lugares. La otra cara de la moneda afectaría a Venezuela, puesto que con la entrada en vigor de las sanciones, este dejaría de comprar productos petroleros estadounidenses que actualmente necesita para procesar el crudo que vende a otras naciones, con lo que quedaría devastada esa industria del país.

Rosneft podría hacerse con activos de PdVSA en Estados Unidos.

Sin ingresos la compañía del estado entraría en incumplimiento de pagos con la petrolera rusa Rosneft, lo que podría llevar a la compañía rusa a hacerse con activos de la petrolera venezolana, aunque esta acción podría bloquearse por parte del gobierno de Estados Unidos por motivos de seguridad nacional lo que desencadenaría un conflicto internacional entre los tres países.

Como se puede apreciar, la implementación de sanciones desataría un efecto domino que terminaría con repercusiones a nivel global. Así que hay que estar atento en los próximos días a un posible desenlace.