Proyecto de presupuesto iraní

Proyecto de presupuesto iraní

El gobierno iraní que encabeza, Hasán Rouhaní, ha presupuestado para el siguiente año (el cual inicia el 21 de marzo de 2019) un total de exportación de 1.5 millones de barriles de petróleo por día a un precio de 54 dólares por barril. La resolución tomada por el gobierno fue informada por la Empresa de radio y televisión iraní “IRIB” con referencia al representante de la Presidencia del Parlamento iraní, Behruz Nemati.

El borrador del presupuesto iraní contempla un tipo de cambio de la moneda nacional a una tasa de 57 mil riales por dólar USD, de acuerdo al jefe de la organización para el presupuesto y la planificación, Mohammad Baker Nobaht, entre las principales opciones consideradas en el presupuesto planificado están la reducción de la presión de las sanciones estadounidenses sobre la vida de los iraníes, el suministro de bienes básicos así como la atención particular a la producción nacional así como a la creación de empleos.

Cabe señalar que a principios del pasado mes de noviembre, los Estados Unidos decidieron reestablecer las sanciones contra el sector petrolero de Irán como una medida para ejercer presión sobre la República Islámica, sin embargo el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió otorgar exenciones especiales a un total de ocho países, para así permitirles importar de forma temporal petróleo de Irán luego de haberse puesto en vigor las sanciones. Sin embargo el presidente iraní, Hassan Rouhani ha expresado que su nación, pretende continuar exportando la importante materia prima, el petróleo, esto a pesar del restablecimiento de las sanciones estadounidenses, pero además en palabras del ministro de petróleo iraní, Bizhan Zangane, su país espera quedar exento del acuerdo de la OPEP+.

Si bien, la caída de los precios se ha exacerbado a la par de la reunión entre los miembros de la OPEP que se está llevando a cabo en Viena, el panorama a nivel mundial no parece haber cambiado en lo más mínimo.

Y es que la situación, no es tan sencilla. La ecuación no termina con el binomio Arabia Saudita y Rusia, como bien reconoció el ministro Saudí “no todos los países están preparados para recortar en la misma proporción”.