Nuevamente Tesla

Nuevamente Tesla.

Nuevamente Tesla vuelve a hacer noticia y es que el último día de la semana pasada ha marcado una de las peores jornadas bursátiles para la compañía fundada por Elon Musk. En esta ocasión el valor de sus papeles que sufrieron una caída cercana al 13% lo cual es preocupante, puesto que este bajón se dio en un solo día en cuanto Musk hizo el anuncio de que despediría al 7% de la nómina de su plantilla de empleados, pero no sólo eso, sino que también se encargó de poner mayor preocupación al decir que a la compañía tendrá que recorrer un ”camino difícil” rumbo al futuro y por si estos problemas no fueran suficientes, en el mismo blog de la compañía que fue donde Musk publicó la carta, existe al menos un dato sumamente alarmante y que no deja de llamar la atención: se espera que los resultados del último trimestre del 2018 sean todavía peores a los que se vieron en el tercero.

No podemos dejar de señalar que apenas el pasado Q3, fue el primer trimestre en el que Tesla se encargó de informar ganancias después de un largo tiempo. Al menos en los últimos 10 años, la compañía sólo ha tenido la capacidad para reportar tres trimestres con resultados positivos, estos han sido el Q3 de 2018, el Q3 de 2016 y el Q1 de 2013, aunque al final todos los años los ha terminado con pérdidas.

Es correcto indicar que para el año 2018 lograron aumentar las ventas de unidades de su vehículo el Tesla Model 3, no obstante, el despegue de este modelo no es suficiente para hacer que la compañía pueda ser rentable, esto quiere decir que si nos fijamos bien, veremos la cruda realidad de Tesla, que no es otra sino la de una compañía que está completamente sobrevaluada y esto en algún momento hará que el precio de sus acciones se ajusten a lo que marcan sus registros contables. Como referencia, pese a la última gran baja presentada por la compañía, actualmente posee un ratio Price to Book de 11,46 (este valor se encarga de medir la capitalización bursátil de la firma y su valor en los libros) y si lo ponemos en comparación con compañías tales como Ford o Toyota, veremos que es mayor que la primera por 12 veces y 11 veces respectivamente, siendo que al menos estas dos son grandes compañías de tradición y abolengo que han estado por mucho más tiempo participando en el mercado. En el consenso general de especialistas, estos han llegado a la conclusión de que las acciones de la compañía continuaran bajando ¿Por cuánto tiempo? Eso es lo difícil de pronosticar, señalan ellos.

Tesla y Elon Musk provocan esa extraña relación entre el amor y el odio, ya sea por el personaje o por la empresa, pero debemos recordar que en inversiones, se debe pensar con la cabeza y más que decir si nos gusta o no la empresa, se debe buscar que el precio de sus acciones reciban la valuación correcta del mercado para de esta forma posicionarnos y conseguir los mejores resultados.