¿Italia, el próximo dolor de cabeza para la Euro zona?

¿Italia, el próximo dolor de cabeza para la Euro zona?

Los mercados financieros se encuentran escépticos, luego de lo recientemente visto entre la Unión Europea y algunos miembros del gobierno italiano y es que el día de ayer se vivió toda una guerra de declaraciones entre estos dos actores.

La trama comenzó con Luigi Di Maio, el vicepresidente del gobierno italiano, quien se encargó de decir que su país se mantendría firme en su objetivo de déficit en el 2,4% para los próximos tres ejercicios fiscales. A su vez, el presidente del comité de presupuestos del Congreso italiano, Claudio Borghi, se encargaba de aderezar la trama al advertir que Italia estaría mucho mejor fuera de la eurozona; ciertamente este mensaje no paso para nada desapercibido en los mercados, que de por si habían mostrado números rojos desde el inicio de la sesión europea, pero que terminarían por desplomarse todavía más y por si faltara algo, ante las infortunadas declaraciones llevadas por Borghi, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte salto a escena para arremetir contra las palabras que fueron pronunciadas, afirmando que el “euro es irrenunciable”, aunque más tarde dejaría en claro que esta declaración era muy su opinión personal y no hablaba como miembro del gobierno.

El FTSE Mib italiano termino por registrar pérdidas, aunque por fortuna cerró la jornada apartado de los mínimos del día, sin embargo si termino por lastrar a los principales índices europeos, en especial al Ibex 35, el cual sufriría los desplomes de sus pesos pesados, entre los que podemos ver a Santander, BBVA, Inditex y Telefónica.

Entonces ¿Hacia dónde va la brújula del país de la bota?

De acuerdo al Plan de Estabilidad Presupuestaria 2019-2021 propuesto por Italia, este es inviable para las exigencias de la eurozona. Al menos así lo señala el fránces Pierre Moscovici, Comisario de Asuntos Económicos y Financieros: no es del interés de Italia seguir acumulando deuda. Aunque el diario Corriere della Sera señala que el gobierno italiano se encontraría analizando este problema, transmitiendo a la Comisión Europea que el déficit sería de 2.4% para 2019, pero a partir de ahí se buscaría que descendiera a 2.2% en 2020 y a 2% para 2021. Los expertos señalan que el problema no es el porcentaje del déficit presupuestario, sino que este no es suficiente, ya que Italia posee una deuda pública que se encuentra cerca del 130% además de poseer el ritmo de crecimiento económico más bajos de la Zona Euro.

Aunque cierta luz al final del túnel parece aparecer, puesto que el primer ministro Giuseppe Conte tendrá una reunión con algunos ministros de su gabinete en donde discutirán los presupuestos del 2019.

Pero si la Unión Europea e Italia, no logran llegar a un acuerdo presupuestario y la situación no se logra estabilizar podría terminar por producirse un efecto domino: con una prima de riesgo que podría continuar ampliándose, debido al alza por la combinación de un objetivo de déficit más laxo que lo previsto y un menor volumen de compra del Banco Central Europeo. También podría ocurrir una posible rebaja de la calificación de la deuda italiana para el mes de octubre por parte de las agencias calificadoras.