Guía para operar con divisas

Guía para operar con divisas

Para quienes han experimentado o están a la búsqueda de aprender la manera correcta de operar con divisas, es muy importante tener en cuenta todos los factores que influyen en estas, así tenemos el precio de la divisa en el mercado, el precio de ejercicio, tipo de opción, tamaño de orden y fecha de expiración. Pero sobre todo la variable a la que habrá prestar mayor atención puesto que es determinante para conocer el precio de una opción, es la volatilidad implícita, la cual llega a ser incluso muy difícil de someter a un análisis, ya que en sí, se trata de una estimación a futuro. Los inversionistas que apenas empiezan a operar aquí, por lo general olvidan realizar este análisis e incluso a la letra griega que la representa: El Vega.

De esta forma, haciendo el análisis de la Vega así como el de la volatilidad implícita, podemos hacer la determinación de si la opción de una divisa es barata o cara. Es decir, por simple teoría: Vendemos opciones, cuando la volatilidad implícita se encuentra alta y estimamos que va a ir a la baja, o que tendremos una tendencia plana. Mientras que compramos opciones cuando la volatilidad implícita se encuentra baja y estimamos que va a subir por un posible evento a futuro.

Ambas volatilidades, tanto la implícita como la histórica son leídas en una base anual en porcentaje. La volatilidad implícita se trata sobre el nivel de volatilidad que la divisa posee en el precio de la opción, mientras que la histórica viene siendo la volatilidad real demostrada en cierto periodo de tiempo por la divisa como puede ser un día, semanas, meses o hasta de un año. Sin embargo, al tratarse del precio de las opciones la volatilidad implícita es mucho más importante que la histórica.

Vega, siendo la letra griega que se encarga de hacer la medición de la sensibilidad del precio de una opción por la volatilidad implícita, tiene como responsabilidad el cambio de los precios de una opción por cada 1% del cambio en la volatilidad de la divisa.

De entre los factores más importantes a tener en consideración respecto a la volatilidad, están los siguientes: Gracias a la volatilidad relativa podemos medir la volatilidad de la divisa al día de hoy poniéndola en comparación con la volatilidad en determinados periodos de tiempo. No olvidemos lo importante que es comparar el cambio de volatilidad cuando se evalúa una moneda, como en el caso del cruce euro-franco suizo, en donde esta es baja, en el dólar estadounidense-yen japonés, en donde es mediana o en el cruce dólar estadounidense- peso mexicano, en el cual se encuentra alta.

Muy importante siempre recordar que al tratarse de inversiones en opciones de divisas, la regla será comprar bajo y vender caro.