¿Aún puede influir Trump en el petróleo?

¿Aún puede influir Trump en el petróleo?

Hace menos de una semana, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, nuevamente haría uso de su poder para buscar influir en el precio del petróleo, en el momento en que Arabia Saudita no aumentara su producción petrolera rápidamente como una medida para contrarrestar las medidas impuestas en contra de Irán, hasta lograr reducir las exportaciones del país a prácticamente cero. De esta forma, el pasado viernes, Trump, aprovechaba su red social favorita Twitter, para decirle al mercado una historia que pusiera un freno al repunte que había estado teniendo el petróleo.

De esta manera, el inquilino de la Casaba Blanca anunció que había “solicitado” a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), a que estos bajaran los precios de la gasolina y que ya mismo, los precios se encontraban descendiendo. No obstante, fiel a su estilo, nada de lo que dijo es un hecho real y es que los precios en los surtidores de los Estados Unidos, vienen determinados por la demanda de combustible, las reservas y los márgenes de refinado así como por el crudo que vienen de la OPEP junto a los yacimientos locales. Posterior al anuncio del presidente, la compañía petrolera norteamericana AAA continuaba registrando una subida de los precios del 27% en lo que va del 2019 y tan sólo a poco de cerrar la última jornada de la semana, el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, negaba haber tenido alguna charla con el presidente de los Estados Unidos.

No obstante, aunque las declaraciones de Trump no fueron sino una falacia, tales comentarios sirvieron lo suficiente para frenar en seco el repunte que llevaba el petróleo, haciendo que los alcistas tuvieron pérdidas de un 3% interanual. Hasta la apertura del mercado de negociaciones este lunes en Asia, el descenso en el petróleo continuaba. El banco ANZ ha venido ampliando la interpretación de las declaraciones de Trump, como que ha ”hablado con Arabia Saudita para reducir el impacto de la limitación de las exportaciones de petróleo iraní incrementando los flujos en otros lugares”. Si bien es verdad que los presidentes no siempre obtienen la gracia de los banqueros en materia energética, no queda claro que hayan sido muchos traders hayan “comprado” lo que dijo Trump el viernes, sino que más bien, gran parte de ellos, sólo necesitaban una excusa para recoger los beneficios de semejante repunte. Es verdad que se mantiene todavía lejos de los máximos de seis meses registrados en 65 dólares por barril la semana pasada, el West Texas Intermediate ha subido un 39% en lo que va del año y el petróleo Brent de Londres de referencia mundial ha registrado una subida en lo que va del año del 33% pese a su descenso, respecto al pico que alcanzó la semana pasada los 75 dólares.

Para los alcistas del petróleo, podría haber razones para temer al presidente Trump y es que él, fue el encargado de elevar el WTI así como el Brent hasta los 65 y 75 dólares, luego de prometer reducir a cero el petróleo de Irán del mercado. De igual forma, él orquesto el desplome del 40% del precio del petróleo para el cuarto trimestre del 2018 engañando a saudíes y la OPEP, para que elevaran su producción antes de dar a conocer las exenciones para los compradores de petróleo iraní.

Pese a existir sanciones por parte de los estadounidenses contra el petróleo venezolano y el iraní, así como interrupciones de producción en Libia y Angola, varios analistas son de la opinión de que la situación del mercado es de sobrecompra en donde se avecina una corrección. Recordemos que el presidente Trump, cada vez tiene más cerca el período de elecciones, en la que seguramente lanzará su campaña de reelección y lo que más le conviene es tener precios bajos de las gasolinas. Para tener contentos a los votantes.